La oferta hotelera de Barcelona

Según los últimos datos del INE y el análisis realizado por el equipo de DeMediterràning.com, la oferta hotelera de la ciudad de Barcelona no ha parado de crecer. En 2010 el número de hoteles en Barcelona era de 548 y todo indica que durante este 2011 la oferta de hoteles se situará entrono a los 570 a la espera de que salgan las estadísticas oficiales.
Por lo que hace referencia a las plazas hoteleras, en el 2010 estábamos hablando de 69.000 plazas diarias, una cifra inimaginable antes del boom turístico de las olimpiadas de 1992.
¿Pero es excesiva la oferta hotelera de Barcelona? Según los datos de ocupación hotelera, parece que no. Este índice nos índica que la ciudad tiene la capacidad de generar eventos de gran magnitud cómo pueden ser grandes ferias (Mobile Congress, Alimentaria…) , eventos deportivos (Gran Premio de F1), y un gran potencial turístico a nivel cultural, que hace que se lleguen a puntas de plena ocupación. A parte, desde marzo a octubre, la ocupación global se sitúa por encima del 60%, y en temporada baja este índice se sitúa entorno al 40%, siendo  enero la punta más baja con un 37%. La perseverancia en la ocupación es un factor muy competitivo para que muchos hoteles se acaben instalando en Barcelona. El hecho de no tener una drástica estacionalidad cómo pasa con el resto de marcas turísticas catalanas y ciudades europeas que están más atadas a un turismo de sol y playa o cultural, permite una estabilidad anual, que se ve reflejada en las cuentas de explotación de los hoteles de la capital catalana.
Otras marcas turísticas, han tenido que buscar alternativas para mejorar su estacionalidad, cómo es el caso de la Costa Daurada, con el fenómeno de los hoteles en Port Aventura , que les ha permitido alargar la temporada turística, pero siendo este un caso muy excepcional y de impacto muy local y concentrado en temporadas vacacionales y  jornadas festivas.
Por lo que se refiere a categorías según plazas hoteleras, los hoteles de 4 y 5 estrellas son los más representativos, con un 46% y 21% del mercado, mientras que la oferta de hoteles económicos en Barcelona se sitúa en un tercio del total representado por los hoteles y pensiones de 1 y 2 estrellas y los hoteles de 3.
Barcelona se ha consolidado cómo un destino vacacional con un 50% de motivación del viaje, seguido por el turismo de negocios con el 31% y el de ferias y congresos con un 11%. El resto son viajes por distintos motivos personales y variados, según informe del Observatori de Turisme de Catalunya 2004 - 2010.
Unos indicadores muy buenos para seguir apostando por esta ciudad, que parece que ha encontrado su dinamismo en el turismo, y que poco a poco el modelo es aceptado e interiorizado por sus ciudadanos, que entienden el equilibrio del turismo cómo fuente de riqueza y desarrollo de su entorno.