La crisis no pasa factura a los autónomos chinos

ChinaLos autónomos son uno de los colectivos más afectados por la crisis financiera. Y cómo no, los autónomos extranjeros han tenido muy difícil sobrevivir y a muchos de ellos no les ha quedado más remedio que replantearse su situación. Así, desde que comenzara la crisis financiera en el 2008, el número de autónomos extranjeros ha descendido 19.597 trabajadores lo que supone una pérdida del -8,3% del total de colectivo, hasta cerrar abril con un total de 217.776 autónomos.

Sin embargo, y tal y como ha señalado la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, en un análisis elaborado recientemente, ha habido un colectivo al que no sólo la compleja situación de país no le ha perjudicado, sino que le ha servido para hacerse más fuerte, el colectivo de los autónomos chinos. Y es que este colectivo ha aumentado un 83,2% desde mayo de 2008: los autónomos chinos, pasando de los 21.979 cotizantes al RETA en mayo de 2008 a los 40.275 en abril de 2013.

Aumento que ha llevado consigo un importante crecimiento de dos sectores en esta crisis: el comercio, con un 23,2% más de autónomos y la hostelería (+15,4%), ambos claves en el emprendimiento chino.

Por otro lado, el colectivo de los autónomos rumanos, muy ligado a sectores afines a la construcción, ha disminuido un 50,6% en a penas cinco años, a pesar de haberse dado importantes altas de autónomos en periodos puntuales como consecuencia de reactivación en 2011 de la moratoria europea que les impide acceder al mercado laboral en las mismas condiciones que al resto de nacionalidades europeas.

Otro de los puntos destacados por ATA es el importante bajón que han experimentado los autónomos varones, en contraste con el comportamiento de las mujeres, que se han mostrado muy emprendedoras y lejos de mantenerse, han aumentado un 17,3% durante la crisis, lo que ha servido para amortiguar la fuerte perdida de empleo autónomos extranjero masculino. Así, desde mayo de 2008, el número de autónomos varones ha descendido un -18,4%, es decir, 31.280 autónomos menos, frente al aumento de 11.683 nuevas emprendedoras mujeres, lo que supuso un aumento del +17,3%.